Los microdonantes pueden ver como sus aportaciones se han materializado en proyectos como «Este invierno ayúdanos a combatir el frio», una campaa de la Fundación Arrels, cuyo objetivo, 2.600 euros, se logró en un tiempo record y permitió comprar estufas eléctricas de bajo consumo, para 63 personas que vivían en pisos de acogida de Barcelona. Otro ejemplo es el proyecto «Esta Navidad ayuda a Filipinas», de la Fundación ADRA, que alcanzó 3.240 gracias a la colaboración de 71 donantes y que se transformó en el envío de alimentos y suministros de emergencia a las zonas afectadas por el tifón Haiyan en Filipinas. En sus proyectos participan más de 7.000 ONG y cuentan con 6 millones de usuarios registrados.

La fotografía hará las delicias de las peluquerías, esos lugares a los que se va a leer ejemplares de la prensa rosa. La nueva novia del presidente francés, Carla Bruni, abraza a su amado durante un paseo en faluka (tradicional barco egipcio) por el Nilo a su paso por Luxor. La italiana se acurruca sobre el hombro de Nicolas Sarkozy, ambos en mangas de camisa, en una fotografía tomada con la luz de un sol camino del ocaso, atenuando los tonos, suavizando las sombras, con el mar mudando hacia un azul celeste.

En la otra parte del conflicto se encuentra Mamadou, un joven senegalés que vende cedés y deuvedés piratas desde hace tres aos. No tengo papeles y no puedo trabajar. Esto es lo único que tengo para comer, asegura el ‘mantero’, que vive en un ‘piso patera’ con cinco compatriotas más.

Me gusta cambiar todo el tiempo, aunque tengo mis remeras favoritas, y el rock me influye bastante. No me gusta recuperar prendas viejas, ya está demasiado visto. El negro es siempre mi primera opción. PARA CONOCER A RANCIERE. Todo hombre, todo ni postulaba, tiene la capacidad de instruirse solo, sin maestro. El papel del docente debe limitarse a dirigir o mantener la atenci del alumno.

El mapa con el que Cancún , en México , recibe al turista tiene la forma de un siete. Allí se ve una finísima península que bordea el continente hasta que se une a él por ambos extremos. La vista desde el avión se podría ilustrar con la imagen que arroja un cuadro de Mark Rothko, cuyas capas son el turquesa del mar Caribe ; las blanquísimas playas de arena por donde uno puede caminar descalzo sin quemarse mientras recoge aquellos caracoles, rosados de tan pulidos, que encierran el murmullo del mar; una infinita guarda de hoteles de lujo que, uno al lado del otro y cada uno con su estilo, deslumbra a cualquiera que tenga cierto gusto por la ornamentación y la arquitectura; se ve también una línea, la única avenida que recorre la península desde el centro hasta el aeropuerto; y, por último, un espejo de agua dulce que alberga desde cangrejos hasta cocodrilos: la misteriosa laguna Nichupté ..