Y qui m que los vecinos, digo yo, quisiera resolver este tema de una vez y volver a caminar sin tener los ojos puestos en los imprevistos, por llamarlos de alg modo, que se interponen en su trayecto. Pero algo debe de estar mal. Porque las baldosas siguen rotas..

Los errores provocaban que cualquier llegada del Sporting llevara el miedo a la parroquia malaguista. El aluvión de oportunidades no acababa entre los tres palos, algo que desesperaba a la hinchada. Pudo pagarlo caro de no ser por la falta de pólvora de su rival.

Esto para mí fue sorpresivo, es una cuestión de principios, no puedo aceptar tanto maltrato. Acepto que cada cual tenga a la gente que quiera, pero hay que decirlo de frente. No tengo espacio en el grupo, porque quiero decir las cosas que quiera. Me iré a Europa, vuelvo en diez días. Hace algunas horas, Andrés Calamaro volvió a publicar en su cuenta de Twitter fotos de Madrid, adonde dijo que viajaba para comprar libros, revistas, discos. Y a ver fútbol y corridas de toros..

Parece que he pecado de novato. Ayer empecé la casa por el tejado y me estoy agobiando un poco. Hice una reserva del Hotel IbIs Berlin Hauptbahnhof ya que me parecía una zona céntrica y cerca de la Estación Central. En este sentido, tambi quisiera rendirle un homenaje al Juez Jos Luis Bustamante y Rivero, ilustre Presidente de mi pa y una de las figuras m prominentes de la democracia peruana. Bustamante y Rivero fue juez y Presidente de esta Corte, en la cual jug un papel importante en contribuir al logro de los objetivos y metas de la Corte. Tambi es uno de los padres fundadores de la tesis de las 200 millas marinas, un paso importante en la evoluci del nuevo derecho del mar.

«Se viralizó de tal forma que se nos fue de las manos», comentó Kanarek a NOTICIAS. Amén trabaja de forma honoraria para ONU Mujeres por entenderlo como un aporte desde el activismo que los compromete. Y «Todos somos mujer» se hizo con el aporte honorario no sólo de Amén, sino también de la productora Bombay, actores, editores y camarógrafos.

De gur nom ya lo hab apodado «el indolente» por haberse atrasado m de una semana en nacer. Y era tal su grado de «indolencia» que no hubo maestro que fuera capaz de cambiarlo, o al menos mejorarlo. Ni siquiera hac los deberes, porque consideraba que era un exceso de actividad.

Importa much sembrar bien, para que el camino no se tuerza. Hay que criticar, escuchar las cr y tambi hacer. Y aportar, adem de un voto de confianza en que se maneje bien una herramienta nueva, la constante participaci para hacerla crecer.. Yo estaba con los ojos cerrados, las manos levantadas, una pierna delante de la otra, reconociendo que no soy nada sin mi Dios, cuando sent una mano mas grande de lo normal apoyada en mi pecho, esa mano irradiaba un calor sobrenatural que llegaba mas profundo que mis pensamientos, me produc un gozo inexplicable. Yo hablaba y alababa a Dios, pero mis palabras no las entend si sab lo que dec pero era un lenguaje muy extra y sorprendente, derepente todos hablaban igual y la temperatura subi de golpe. Las l brotaban de mis ojos como aliviando mi ser y d felicidad.