El otro d lo agarr a Alejandro en el Platense y le dije: «Ale sab que vamos a hacerte un partido homenaje y vamos a retirar la camiseta 15 de Goes como hicieron con Maradona». Quise darle un poco de humor luego de perder con Welcome a ra del triple frente a Atenas. Se ri Ayer en el vestuario se lo volv a decir pero esta vez en serio.

La invisibilidad no era, claro, una forma muy c de vivir. Se fue complementando con una necesidad imperiosa de ser supervisible. Si no por las buenas, al menos por las malas, discutiendo siempre para ganar, con una vehemencia que me hizo acreedor en los a de militancia estudiantil del honroso ep de de frente, puente roto nadie lo pasa, nadie lo aguanta.

Algo no cuadra. Según el protocolo, se tienen que alcanzarlos 200 microgramos por metro cúbico de NO2 y según la noticia, que cita fuentes del ayuntamiento, se alcanzaron 180 mcg por lo que no debería haber entrado el vigor la limitación impuesta. Por otra parte, decían que la anterior corporación tenía las estaciones de medición en parques, pero la seora Sabanés no dice qué estaciones son las que han dado esa cifra.

As the early press reports have revealed, the album grew out of a commission for a song to appear in a forthcoming film directed by Olivier Dahan. Nothing odd about that either: At Dylan live shows, he shows off, perched on one of the amps, the Oscar he won for Have Changed (and which makes him, along with the likes of Aaron Copland, one of the few artists ever to receive both a Pulitzer Prize and an Academy Award). That initial movie song, You Ever Go to Houston, takes us back for a little while to the 1870s or so, in the voice of a veteran of the Mexican War, instructing the listener on how to walk in that city (the album has a thing about keeping your hands in your pockets), with some site check offs for Texas cities (like the Magnolia Hotel in Dallas), but mainly with a lush soundscape of Tony Garnier bass, what sounds like Mike Campbell on a gut stringed acoustic guitar, and Hidalgo, playing a repeating tune of descending note pairings..

La vida era dulce con ellas, las horas pasaban deprisa y sin hacer ruido, casi como si no existiera el tiempo. Julie era prácticamente un calco de ésta en miniatura, una nariz respingona, como si fuese puesta a última hora como la guinda del pastel y unos ojos de tonos verdes enmarcados en un pelo ondulado cobrizo. Jack sin embargo era distinto a ellas como un punto en una sucesión de líneas, castao con unos monótonos marrones en sus ojos..