Que se casen entre ellos me da completamente igual. Lo que no quiero es que adopten se el antiguo gal del cine franc Y la pol se propag r por las redes sociales. Vejez es un naufragio, sobre todo para algunos o resumen, Delon est contra el matrimonio homosexual, contra la mayor de edad a los 18 a por el servicio militar.

Don Luis me volvi a acompa hasta el ascensor, nos despedimos y cada quien se fue a descansar. En aparece una multitud llegando a lo que ser la costa de una ciudad grande y moderna, esta gente se amontona y queda atrapada entre el cemento a sus espaldas y el mar. Una civilizaci moderna que parece empujarnos hasta los l La gente va saltando al mar y es rescatada por «peces voladores».

Allí surgieron dudas a la hora de proseguir el recorrido: Erratzu y la cascada de Xorrosin? Zugarramurdi y sus cuevas? No nos daba tiempo a ver todo si queríamos ir también a Saint Jean Pied du Port, un destino inexcusable para nosotros, así que decidimos ir a Zugarramurdi porque cascadas ya habíamos visto y veríamos más, y nos habían comentado que el paisaje de esa zona es de los más bellos de Navarra. En cualquier caso, en un día tan claro y brillante como aquel cualquier decisión sería acertada. Por el puerto de Otxondo, llegamos a URDAX.

Y directamente relacionada con la p de libertades democr y consecuencia directa de la influencia del grupo de presi jud sobre el proceso pol se halla la elaboraci de la pol estadounidense en relaci a Oriente Pr y el sujeto que sale beneficiado de tal pol Todos los esfuerzos pol del grupo de presi (sus gastos, las provocaciones la censura y los viajes a costa de los dem est dirigidos a controlar la pol exterior de EEUU y, a trav del poder estadounidense, influir en la pol de sus aliados, clientes y adversarios en Europa, Asia y Oriente Pr El recorte sistem de nuestras libertades democr por parte del grupo de presi est relacionado con nuestra propia incapacidad para influir en la pol exterior de nuestra naci Nuestra mayoritaria posici contra la Guerra de Iraq, el repudio al principal ejecutor de la Guerra (la Casa Blanca) y nuestro horror ante la invasi israel del L y destrucci de Gaza se ven totalmente neutralizados por la influencia sionista sobre los pol de la Casa Blanca y sobre los congresistas. Los recientemente victoriosos dem del Congreso ignoran a su electorado y siguen los consejos y dictados del liderazgo prosionista (Nancy Pelosi, Harry Reid, Rahm Emmanuel, Stephan Israel y otros) apoyando una escalada en los env de tropas y un aumento del gasto militar para la guerra en Iraq. Bush sigue la pol de guerra contra Ir propuesta por los fervientes fan sionistas del American Enterprise Institute, rechazando las propuestas diplom de la bipartidista Comisi Baker.