27 de diciembre. Lleva unos meses en el cargo, pero parece toda una vida. Nicolas Sarkozy adora la cámara y la cámara le adora a él. It’s all about working your way to the top. Beneath her prim little business suit, conservative shoes and librarian glasses, the office secretary is a lust filled nymphomaniac panting to be unleashed! This girl’s looking for more than a promotion! Jessica Drake is the repressed administrative assistant whose interest is her boss, Evan Stone, goes from professional to personal and finally blossoms into a full tilt obsession. What would you do if your secretary were as hot as Jessica? Would you risk everything your career, your family, and your whole life just to be with this perfect specimen? Would a stolen passionate encounter be worth it? Thats the place Stone finds himself in when Drake offers herself up on a silver platter for his enjoyment.

Lo que me pas es que a poco de terminar mi horario laboral, tres o 4 minutitos; hubo un apag mir mi reloj, dije: «ta, me fui» y el muy hijoputa del que pag no me dej me tir con un pan por la cabeza y me grit «yo te pague para que me cumplas el horario hasta la medianoche, y te quiero ah hasta la medianoche, me importa un carajo si se rompe la tele o se apaga el mundo entero. Zurdo de mierda, despu quieren tener laburo. Tras que uno les da trabajo.» termin mi horario..

La canción de Oasis «Don’t Look Back in Anger» (con)tiene una frase que sintetiza el hacerse de abajo, el espíritu comunitario, y que siempre me pareció brillante: «I’m gonna start a revolution from my bed». Comprendo por qué no hay otro modo de cantarla que no sea con el mismo nivel de fuerza que reside en su mensaje. Es un llamado a la acción.

8. Brevedad. Lo breve, si bueno dos veces bueno. El anuncio hizo que el lunes la acción de Essilor se disparara. A media sesión, en la bolsa de París la acción del líder mundial de lentes oftalmológicas ganaba 13,5% a 115,95 euros (unos US$ 124). Por su lado, en la bolsa de Milán, Luxottica subía 8,19% a 53,75 euros (unos US$ 57,3)..

Tengo la suerte de que, en el plano laboral, casi nadie me niega nada. En lo personal es muy diferente, pero he aprendido que, aunque te digan 25 veces no, jamás hay que soltar la presa. Soy como un rottweiler. Cuando alertamos sobre el peligro de que se debilite el pilar izquierdo de la centralidad estamos alertando sobre el peligro de que se debilite el bloque constitucional forjado en el pacto del 78 frente al aventurerismo de fuerzas emergentes que amenazan la estabilidad del sistema. Sobre todo en tres asuntos capitales. Uno, la integridad territorial o, dicho de otro modo, el principio de soberanía única e indivisible.