RECOJO EN EL título el mantra autoaprobatorio, claro que sí!, del nuevo secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. A su contrincante principal como aspirante al puesto no le detecté en el debate de la semana pasada ningún latiguillo verbal, excepto el tan cargante y obligado de compaeros y compaeras; si acaso, cabría indicar un tic de lenguaje corporal que consistía en sealar con el índice a algo que debía de estar en su cabeza (ya que nada exterior se veía), no sabemos si cosa o idea, si compaero o compaera, si Chacón o Rubalcaba, pero en todo caso presente sólo en su interior. El tercero en discordia, y primero en concordia según él ufano hoy con su 15% , fue precisamente el más radical en teoría, o nos lo pareció, tal vez porque representaba a la corriente de Izquierda Socialista, casi desaparecida en los últimos aos y ahora reencarnada en este profesor de filosofía que se declara católico practicante y a favor del referéndum catalán.

No obstante, el presidente rojiblanco reconoció las «negociaciones por Jurado» y no descartó que lleguen nuevos fichajes. «Simeone tiene la solución para que venga un jugador que entre dentro de nuestras posibilidades económicas. No es porque nosotros no queramos o no podamos, sino que no nos deja la Liga de Fútbol Profesional por un sistema magníficamente planteado como el control económico», explicó..

Transcribo textualmente: saben, igual que yo que nadie va a llegar un d a decirnos: hasta ayer, llegaron hasta aqu a partir de hoy, van a llegar hasta ac Eso no existe y nunca existir Nadie hablar por nosotros. Nadie har lo que nos toca hacer a nosotros. Tendremos lo que nos ganemos, lograremos lo que nos merezcamos, dispondremos del espacio que sepamos ocupar.

Fue cuando sent movimientos afuera y el cami que se iba. Me pareci extra esa salida, pero instantes despu regres Esto me intrig m Sent los frenos descargando su aire, cortando, por vez, la quietud insondable de aquellos parajes. Me sent en la cama para o mejor; despu me levant en medio de la penumbra de la habitaci Tendr que ir hasta el gran ventanal que daba a la calle proyectada, no sin antes recorrer el amplio estar.alguien me viese me mandar dormir Pensaba.

Los invito a entrar en un estado m y preguntarle a Dios en oraci » es el centro del universo?» Estoy seguro de que la respuesta que oir ser «la relaci padre hijo». Nada hay m importante o m precioso que la relaci entre padre e hijo. Es as porque define la relaci fundamental entre el Dios Creador y los seres humanos..