La Presidente Michelle Bachelet record los lazos que une a su familia con la ciudad de Puerto Montt, al encabezar ayer la ceremonia de firma del convenio de programaci mediante el cual el Gobierno invertir cerca de 98 mil millones de pesos en las tres principales ciudades de la Regi de Los Lagos. Nos imagin c lo estar haciendo ese oficial de la Fuerza A que le ten tanto terror a los terremotos. Una de las m significativas ser la conexi de la ruta 5 sur, con la Carretera Austral, a trav de la poblaci Antuhue..

Ese «hombre de negocios» llegó a la Argentina para filmar las secuencias de acción de «Torrente 3: El protector», ese retrato del espaolísimo acérrimo que se estrenará en octubre en Espaa. Y si Julio Iglesias acepta, tal vez cante para el final. «Yo tenía una especie de fascinación por la Argentina y nunca la había visitado cuenta, mientras se saca más fotos con sus fans .

Me has insultado y has demostrado que eres un maleducado y un faltón. He denunciado tu comentario. 114. Vac cada d para que la vida te vuelva a poblar. Si te llenas de todo ser un hombre, si te llenas de una sola cosa ser un ciudadano. Esfu para no medir, para no juzgar, para no representar a nada, para no seguir a nadie, para ser uno entre tantos, el uno que es parte del todo que no admite divisiones, que exige flexibilidad..

Sin embargo, han sido silenciados, reprimidos y marginados por Hamas. El fanatismo no entiende razones y la paz es una amenaza para su propia existencia. Cualquier esbozo de acercamiento es asfixiado de inmediato, como lo hace Hamas en la franja o como lo hizo Yigal Amir en Tel Aviv asesinando a Yitzhak Rabin..

Me está costando horrores la transición a sólidos y cada día me cuesta más darle los biberones porque está muy desesperada y claro no se para quieta y que se enganche cuesta con tanto movimiento y abrazarse al biberón. Bebe agua ella y el paté de hills no le hace mucha gracia, a veces se lo come si se lo doy yo con el dedo pero si no, no lo quiere. Hoy le he dejado más a ver si come algo..

Y es que el lenguaje est en constante evoluci y no siempre positiva. De hecho, la jerga juvenil de los sms, los mensajes de las redes sociales, las abreviaturas o los anglicismos han alterado definitivamente la forma de comunicarse. As por ejemplo el profesor de Did Alberto Bustos mantiene que «existe un fen que se llama cambio ling y que es universal.

Seguro que, para mí, será un viaje especialmente emocionante. El 25 de abril de 1974, hace exactamente cuarenta aos, un jovencísimo periodista de veintitrés aos, quien suscribe, se preparaba para desplazarse de urgencia a Portugal: algo había ocurrido en el país vecino, en la salazarista Lusitania. Algo que en la franquista Espaa alarmaba no poco: las Fuerzas Armadas se habían levantado allí, a pocos kilómetros de la frontera, contra el poder civil y habían decidido dar un golpe para instaurar la democracia..