Por entonces, tenía más de 7 mil hombres dispuestos a todo. Así es que para defender al país, sólo hay menos de 5.000 policías mal armados y entrenados, dos helicópteros, y ningún armamento de uso militar, como tanques, misiles, o baterías antiaéreas que sirvan para detener a los rebeldes. Por eso, también, es que sólo 200 hombres pueden poner en jaque a un gobierno..

«Síntesis fue una gran oportunidad para trabajar con gente muy talentosa. Así conocí a Silvio Rodríguez. Con él aprendí mucho sobre música cubana, más exactamente de la raíz afro de nuestra música. Buenas! No tengo claro si se necesitan permisos para ir a Macao. Tengo el visado de China con 2 entradas, llego a Beijing, hago ruta por varias ciudades y el 27 de agosto aterrizo en Hong Kong (Primera entrada), luego el 29 voy a visitar Cantón (2a entrada) y vuelvo a Hong Kong en el mismo día. Mi billete de vuelta a casa sale el 31 de agosto.

1. Ch Ha pisoteado la carta democr m que un bailaor zapateando. Ha despojado a sus opositores de sus competencias, ha perseguido y persigue a los l estudiantiles, pol y comunicadores sociales. No obstante, por extraordinaria, es algo que trascenderá en la historia del deporte mundial. Es realmente curioso ver a Zach Johnson en miniatura o a Phil Mickelson jugar el driver. No es una película.

De las dos primeras obras, que eran como enciclopedias del saber del momento y que estudi muy detenidamente, como demuestran las casi 1.800 apostillas o anotaciones al margen, extrajo referencias muy concretas sobre parajes b situados en el fin del Oriente, como el Para Terrenal, los Jardines del Ed Tarsis y Ofir, el reino de Saba, los montes de Sophora, la isla de las Amazonas, que pronto situar en distintas zonas de las Indias, porque para all estaba el extremo de Asia. De Toscanelli, que segu a Marco Polo, recogi Col todo lo relativo al gran kan, a la tierra firme asi (Catay, Mangi y Ciamba) y sobre todo al Cipango, isla distante 1.500 millas del Continente y famosa por su riqueza. Sin embargo, hay un punto en el que Col discrepaba del sabio florentino: las distancias entre ambos extremos del Oc Toscanelli asignaba al mismo 120 grados de la esfera terrestre (casi el doble de la que en realidad tiene), y, aunque situaba algunas islas en el camino, la empresa resultaba muy arriesgada.

Sin embargo, notamos esa afinidad, notamos que hay un hombre que vive no más de unos días en casas temporalmente deshabitadas, y notamos que hay una mujer víctima de abuso que quiere, al menos por un segundo, acostar la cabeza en un lindo almohadón, beber té y dar un beso en paz. Tanto uno como el otro se nos presentan como enigmas y como seres ausentes (él y su esencia fantasma, ella y su desconexión con el mundo, producto del dolor), pero tampoco importa que se nos contextualice demasiado el qué los llevó a estar así, el qué los hizo elegirse. Ellos encajan tan bien como sus pies juntos en una balanza.